jueves, 6 de noviembre de 2008

EL LINAJE DE CETO Y FORCIS. LAS GORGONAS.MEDUSA

Ceto, divinidad marina, tuvo con su hermana Forcis, a las Grayas. Canosas desde niñas, los propios dioses las llaman ancianas. Comparten un ojo para poder ver y guardaban las puertas donde moraban sus hermanas las gorgonas.
Las tres Grayas
También nacerían de ellos Penfredo , Enío y a las Gorgonas que viven al otro lado del océano, en el fin del mundo. Sus nombres: Esteno, Euríale y Medusa, las gorgonas. También parió Ceto un terrible reptil, que vive en los confines del mundo, guardando las manzanas de oro.

De las gorgonas, las dos hermanas mayores, eran de nacimiento inmortal, mientras que Medusa no, monstruosas, con la cabeza rodeada de serpientes, alas y garras doradas y dientes de jabalíes. A diferencia de ellas, era de forma humana, de una gran belleza (Píndaro la llamaba: "la de hermosas mejillas"), de hermosos y largos cabellos, que volvieron loco a Poseidón, por lo que la tuvo a la fuerza. La poseyó en el templo de Atenea . De aquella unión, Medusa le daría dos hijos: el caballo alado, Pegaso y Crisaor.



Atenea, furiosa por tal sacrilegio de manchar su altar, consideró a Medusa responsable, y la volvió tan monstruosa como sus hermanas, de cabellos de serpiente, y, para que ningún hombre la mirara, hizo que su mirada fuera tan penetrante que cualquiera que lo hiciera, lo convertiría en piedra, secaría los árboles y haría morir sus frutos.
Perseo fue su asesino, se dice que protegido por Atenea, y tarea designada por el rey Polidectes el que se lo ordenó. Le cortó la cabeza de un solo golpe, ayudandose por el brillo espejado del escudo que la diosa le dejó, para no mirarla directamente. Su cabeza se la entregó a Atenea, que a partir de entonces, luciría en su escudo

Según una tradición, Perseo o Atenea usaron la cabeza de Medusa para petrificar a Atlas, transformándole en los montes Atlas (Marruecos), que sujetaban el cielo y la tierra.
En la mitología griega, la sangre tomada del lado derecho de una gorgona podía resucitar a los muertos, mientras la sangre del lado izquierdo era un veneno instantáneamente mortal.