domingo, 30 de noviembre de 2008

ENIO o BELONA


Hija de Forcis y Ceto, Enio era la compañera perfecta de Ares: si uno era el dios de la Guerra, la otra era la diosa de las Batallas, de hecho se consideraba que Ares y Enio eran hermanos que frecuentemente acudían juntos a la guerra, con Enio encargada de preparar la máquina de guerra para Ares, su carro.
Tanto Ares como Enio recibieron un culto muy arraigado y profundo en Roma, tanto en la ciudad como en todo el Imperio, recibiendo un tributo similar a la diosa Belona, cuyo templo en Roma servia para mantener las reuniones de los senadores con emisarios extranjeros, como muestra del peligro que todo lo foráneo podía provocar. Además era el lugar donde los feciales, casta militar de sacerdotes, estaban autorizados a declarar la guerra contra los enemigos.
Las fiestas en honor a esta diosa estaban controladas por estos sacerdotes y en ellas participaban fundamentalmente los hombres, que en las procesiones recorrian las ciudades autolesionandose, para conseguir los favores de la diosa.